miércoles, 6 de febrero de 2008

Generación Visa

¿Somos unos niños malcriados? No sé si malcriados, pero desde luego creo que se puede decir que sí consentidos. Me refiero a toda la población española por debajo de los 35, esos que nos autodenominamos hijos de la democracia.

Que quede claro que no voy a clamar a los cielos eso de “tiempos pasados siempre fueron mejores”, Dios me libre (y eso que soy ateo). Es más una reflexión. Ahora es muy habitual oír eso de qué caras están las hipotecas, la infinidad de gastos, los pisos por las nubes ... Pienso que nos hemos acostumbrados a vivir en la abundancia, al límite, e incluso por encima de nuestras posibilidades. La mentalidad hoy en día es comprarse un piso pero seguir manteniendo la vida que llevábamos antes de “firmar con el diablo”. La gente se queja mucho de que hoy las cosas están muy difíciles para los jóvenes. La vida es difícil, siempre lo ha sido. ¿Pero realmente la cosa es más difícil ahora que antes? Esa es la cuestión.

Somos la generación más preparada de la historia de este país, no creo que eso lo niegue nadie, y con más libertades y posibilidades que nunca. Ahora es muy normal oír a los jóvenes de veintipocos años decir que quieren comprarse un piso y no pueden ... La inmensa mayoría de nuestros padres con esa edad ni se planteaban eso. Se metían en un alquiler y con el tiempo accedían a una de protección oficial, o bien aguantaban hasta ahorrar para pagar la entrada. Y no hablemos de los intereses de las hipotecas del pasado, muy por encima del 10%. Mis padres terminaron de pagar su piso hace poquitos años ... ¿Seguimos viendo tan mal nuestro presente? Yo conozco a varias personas más jóvenes que yo y que ya tienen su piso, no son mayoría, pero están ahí, los hay y pagando los todos los gastos ellos solitos.

No estoy en cruzada por la especulación y el ladrillo ni mucho menos, sólo pongo ejemplos. Eso es como las salidas de fin de semana ... ¿Cuánto nos gastamos los jóvenes de hoy día en salir, en cenar fuera, en copas? Con la equivalencia de ese dinero en tiempo de nuestros padres ellos sacaban toda una familia adelante ... Yo creo que más de uno/una podría pagar una hipoteca sólo con esos gastos. Y esa pasión por las marcas, la moda y las nuevas tecnologías ... Siempre queremos ir a la última, cueste lo que cueste ... Y lo costeamos con gusto. Ahora un portátil, ahora un iPod, ahora una tele de plasma, un iPhone, una PS3 ... Hemos perdido la virtud de la paciencia a favor del consumismo descontrolado.

No sé si somos hijos de la democracia o más bien somos hijos de la Visa. Queremos las cosas ahora y sin pensar en el futuro. Ya mañana tocará pagar ...

Quejémonos, luchemos ... Siempre se puede mejorar y es nuestro deber pelear por ello, pero no nos equivoquemos, tiempos pasados no fueron mejores y el que algo quiere, algo le cuesta. Hoy en día se valora muy poco el esfuerzo. Para una hipoteca hay que apretarse el cinturón, pero por poder, se puede, sólo hay que proponérselo. Como todo en esta vida, el que la sigue la consigue.

1 comentario:

sinfonia agridulce dijo...

yo no soy nada y del polvo nací....

no soy nada, pero porculera soy un rato ;)

bss (recibiste el sms?)